El Peligro del Socialismo y la Esclavitud Digital.

Ya no hay lugar para el sentido común, o más bien, la ignorancia es el nuevo sentido común, necesario para la supervivencia o utilizado para justificar el avance oportunista. Estos son los tipos de problemas políticos y culturales en los que es mejor que empecemos a pensar y hablar ahora como sociedad.Click To Tweet

Introducción

Totalitarismo. Hoy publicamos en nuestro BLOG algunas reflexiones acerca del peligroso desconocimiento que la sociedad, sobre todo occidental, tiene del socialismo.

Tomando como referencia el afianzamiento de la esclavitud digital en China, mediante su perverso sistema de “Crédito Social”.

Y como las sociedades occidentales y sobre todo las generaciones más jóvenes ven al socialismo como algo positivo e incluso romántico.

Hijo directo del Comunismo, el socialismo es un sistema dictatorial de formas mas educadas.

Pero el principal peligro que alberga es que es la puerta de acceso justamente al comunismo, esa aberrante creación de un alcoholico que nunca trabajó en su vida.

Un sistema que ha sido culpable de la muerte de mas de doscientos millones de personas a lo largo de su nefasta historia.

 

El peligroso desconocimiento del socialismo

El peligroso desconocimiento del socialismo

Desconocimiento Millenial

Por ejemplo tomando los datos aportados por el Profesor Walter E. Williams de la Cátedra de Economía de la Universidad George Mason de Estados Unidos, vemos que que el 51 por ciento de los millennials estadounidenses preferiría vivir en un país socialista o comunista que en un país capitalista.

Solo el 42 por ciento prefiere este último.

El veinticinco por ciento de los millennials que saben quién era Vladimir Lenin lo ven favorablemente.

Lenin fue el primer dirigente de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas.

La mitad de los millennials nunca ha oído hablar del comunista Mao Zedong, quien gobernó China desde 1949 hasta 1959 y fue responsable de la muerte de 45 millones de chinos.

El número de personas que murieron a manos de Josef Stalin puede llegar alrededor de 62 millones.

Sin embargo, casi un tercio de los millennials cree que el ex presidente George W. Bush es responsable de más asesinatos que Stalin.

Según la investigación del profesor Rudolph Rummel, el siglo XX, el siglo más brutal de la humanidad, vio la vida de 262 millones de personas destruida a manos de sus propios gobiernos.

Y todos, sin excepción, eran y son gobiernos de extracción socialista. Todos.

 

El comunismo y sus mas de 200 millones de muertes

El comunismo y sus mas de 200 millones de muertes

Admiración por los Tiranos Socialistas

Por que no hay que olvidar que Mussolini era un declarado socialista que impuso en Italia bajo los fasci italiani di combattimento su propia vision radicalizada del socialismo.

Lo mismo que Hitler en Alemania quien dirigía el Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei o Partido Nacional SOCIALISTA de los Trabajadores Alemanes.

Es importante remarcar la palabra SOCIALISTA por que todo el mundo piensa que nazismo era de derechas y esto no es verdad.

El encono con el comunismo de Moscú que profesaban Hitler y Mussolini se debió mas a cuestiones raciales, territoriales y culturales que de pensamiento político. 

No olvidemos por ejemplo el enfretamiento de muchos años entre la Rusia de Stalin y la China de Mao que se saldo incluso con varios enfrentamientos armados.

Pero los jóvenes no son los primeros en admirar a tiranos y asesinos. W.E.B. Du Bois, escribiendo en el National Guardian de EE.UU. en 1953, dijo: “Stalin fue un gran hombre; pocos otros hombres del siglo XX se acercan a su estatura “.

Walter Duranty llamó a Stalin” el mejor estadista vivo “y” un hombre tranquilo y discreto “.

Incluso hubo admiración izquierdista por Hitler y Benito Mussolini.

Cuando Hitler llegó al poder en enero de 1933, George Bernard Shaw lo describió como “un hombre muy notable, un hombre muy capaz”.

El presidente Franklin Roosevelt calificó a Mussolini de “admirable” y quedó “profundamente impresionado por lo que había logrado”.

 

El peligro de decir la verdad

El peligro de decir la verdad

Control al estilo chino

En 1972, John Kenneth Galbraith visitó la China comunista y alabó a Mao y al sistema económico chino.

Su colega de la Universidad de Harvard, John K. Fairbank, creía que Estados Unidos podría aprender mucho de la Revolución Cultural y dijo: “Los estadounidenses pueden encontrar hoy en la vida colectiva de China un ingrediente de preocupación moral personal para el vecino que tiene una lección para todos nosotros”.

Este tipo de pensamiento replicado, copiado, admirado e inculcado por muchos intelectuales europeos y latinoamericanos ha logrado que las sociedades occidentales actuales se comporten con un nivel de ignorancia política y cultural que es mas que preocupante.

Vemos que la China de Xinping es alabada constantemente en occidente, en donde se soslazan convenientemente la opresion del catolicimo y demas religiones cristianas junto con la minoría musulmana de los uigures de Xinjiang.

Pero el puño de hierro está en un guante de terciopelo en la China comunista, gracias a la tecnología.

Porque una cosa está cada vez más clara: en las próximas décadas, el mayor desafío para occidente y para Europa no será Rusia, sino China y el totalitarismo.

El estado omnipresente
El estado omnipresente

 

Estado de Vigilancia

Dentro de sus fronteras, China está trabajando para crear el estado de vigilancia perfecto, y sus ingenieros sociales están creando el “nuevo hombre” con el que alguna vez soñaron Lenin, Stalin y Mao.

Pero además esta China quiere dar forma al resto del mundo a su propia imagen.

Los ingenieros y los dirigentes del Partido Comunista Chino estan usando el big data y la inteligencia artificial (IA) para crear mecanismos de dirección que catapulten su economía hacia el futuro y la hagan  a prueba de crisis.

Pero al mismo tiempo, tienen la intención de utilizar esta tecnología para crear el estado de vigilancia más perfecto que el mundo haya visto.

Idealmente, uno donde ni siquiera se puede ver la vigilancia, porque el estado la ha plantado dentro de las cabezas de sus ciudadanos.

Esta nueva China no será un patio de armas gigante caracterizado por el ascetismo y la disciplina, como lo fue bajo Mao.

Será una mezcla exteriormente colorida de 1984 de George Orwell y Brave New World de Aldous Huxley, donde las personas se dedican al comercio y al placer, pero sometiéndose a la vigilancia por su propia voluntad.

La nueva oligarquía tecnocrática
La nueva oligarquía tecnocrática

 

La nueva China

Esta no es la China con la que los optimistas alguna vez soñaron: un país que podría seguir el mismo camino que Corea del Sur o Taiwán.

Después de haber alcanzado una etapa similar de desarrollo económico, emprendió el camino hacia la democracia.

Por el contrario es una dictadura leninista con una economía poderosa y una visión clara del futuro.

Esta China desea remodelar el orden mundial de acuerdo con sus propias ideas, ser un modelo para otros, exportar sus normas y valores.

Y no se equivoquen: estas normas y valores no son “chinos”, son las normas y valores de una dictadura leninista y del nuevo totalitarismo.

China está creando redes globales, aumentando su influencia.

Y las democracias liberales se enfrentan a esta nueva China justo cuando Occidente muestra signos de debilidad, y el orden mundial que ha construido en las últimas décadas está cayendo en crisis.

 

Totalitarismo. El discurso unico
Totalitarismo. El discurso unico

 

Totalitarismo Cultural

No olvidemos que el abismo entre el lenguaje oficial y el no oficial es más amplio en las sociedades autoritarias que en otras.

Debido a que la esfera privada se ve asfixiada por totalitarimo, las personas que viven debajo de ellos tienen un lenguaje oficial impuesto a cada paso.

Como resultado, desarrollan personalidades divididas, sobre todo cuando el lenguaje de la propaganda es el lenguaje de las mentiras, y terminan adoptando lo que George Orwell llamó perceptivamente Doublethink and Doublespeak en 1984:  “Saber y no saber, ser consciente de la veracidad completa al decir mentiras cuidadosamente construidas, para sostener simultáneamente dos opiniones, sabiendo que son contradictorias y creer en ambas, usar la lógica contra la lógica, repudiar la moralidad y al mismo tiempo reclamarla”.

Este estado de vida parece un poco difícil de imaginar en el evolucionado occidente liberal.

O no tanto.

Totalitarismo. La correcion politica
Totalitarismo. La correcion politica

 

Occidente y el Totalitarismo Cultural

Casi todos los días vemos sobre todo en las redes sociales historias de personas con temor a decir algo que ofenda a la corrección política del totalitarismo cultural imperante.

Esto casi siempre tiene que ver con la homosexualidad, el transgénero, el feminismo radicalizado o cualquier otro tópico relacionado con la nefasta ideología de género.

Lo que es tan preocupante acerca de esto es que la gente no tiene miedo de decir algo “incorrecto”; tienen miedo de no decir lo “correcto”.

La corrección política vive en sus cabezas, porque tiene o puede tener consecuencias en el mundo real para ellos.

Nadie irá a un gulag por negarse a usar el pronombre políticamente correcto, pero hacer eso los distingue por ser pocos confiables políticamente.

Se los tildará socialmente por ser unos “fanáticos” que contribuyen a un “ambiente de trabajo hostil” que hace que las personas LGBT se sientan “inseguras”, y entonces el camino para un futuro despido esta asegurado.

 

Tiranía Tecnocrática

Y al igual que en China la sociedad occidental se está acostumbrando a ser monitoreada.

De diferente manera, por supuesto, por que si el gobierno instalara un sistema de monitoreo inteligente en su casa, usted pondría el grito en el cielo.

Pero resulta que usted puede pedir uno que vende Amazon o Netflix y lo utiliza para satisfacer sus necesidades de consumo, protección y diversión.

Así es como está sucediendo.

Vamos a tragarnos la amarga píldora de la tiranía tecnocrática porque está cubierta con el narcótico meloso de la supuesta conveniencia del consumidor.

Eso no es otra cosa que totalitarismo.

 

Totalitarismo. El credito social chino
Totalitarismo. El credito social chino

 

Credito Social

En China ya están usando el reconocimiento de rostros de las cámaras de CCTV en la calle para algo más que la protección del ciudadano.

Si usted es identificado entrando, por ejemplo, en una iglesia, el software lo registra, y automáticamente se carga en su puntaje de crédito social, que rige su capacidad para comprar, vender y participar en la vida diaria.

Ningún ser humano habrá observado la grabación de su entrada en la iglesia.

Fue completamente digital, pero habrá impuesto un costo a su libertad dentro del totalitarismo.

En occidente ya hay una tendencia a instalar este sistema, pero aún hay cierta resistencia política y cultural.

Sin embargo, con la introducción del Internet de las Cosas muchos dispositivos tienen la capacidad de monitorear nuestras conversaciones.

Entonces qué tan seguro se sentiría en el futuro yendo a la casa de sus amigos que no son “políticamente correctos” pero cuyas creencias usted comparte. 

¿Qué pasaría si un dispositivo conectado a Internet lo escucha usando un lenguaje prohibido en el trabajo, lo graba y automáticamente avisa a Google, Amazon o incluso el Estado?

Si cree que eso no puede suceder aquí, está cometiendo el error fundamental contra el que Solzhenitsyn advirtió.

Siendo esta la realidad tecnológica, ¿no permitiría, por su propia seguridad, que las reglas del lugar de trabajo rijan el lenguaje que utiliza en el ámbito privado?.

¿Y no cree que, en última instancia, este tipo de cosas cambiará su forma de pensar?

¡Por supuesto que lo hará!.

 

El Peligro del Socialismo y la Esclavitud Digital.
El Peligro del Socialismo y la Esclavitud Digital.

 

El 1984 del Siglo 21

Estamos en un mundo donde se ha abolido o va camino de abolirse la distinción entre verdad y mentira, solo hay hechos y alternativas.

Los valores dominantes no son la moralidad y el sentido de responsabilidad, sino la utilidad y el beneficio.

Si ve la verdad, no le servirá de nada decirla; de hecho, será muy peligroso.

Lo mejor que podrá hacer es reconocer la mentira como verdadera y abrazarla apasionadamente, por que eso es lo que hacen los fanáticos, los oportunistas y en última instancia quien desee sobrevivir.

La siguiente mejor opción es evitar deliberadamente aprender la verdad, vivir una vida de ignorancia entumecida, y si se encuentra con la verdad, mejor será ignorarla.

Cualquiera que diga la verdad en el totalitarismo es estúpido o suicida.

 

Conclusión

Ya no hay lugar para el sentido común, o más bien, la ignorancia es el nuevo sentido común, necesario para la supervivencia o utilizado para justificar el avance oportunista.

Estos son los tipos de problemas políticos y culturales en los que es mejor que empecemos a pensar y hablar ahora como sociedad.

La República Popular China y tu totalitarismo representa un futuro potencial negativo para nuestras sociedades.

El ejemplo chino es el ejemplo ideal a seguir para los oligarcas corporativos, los futuros tiranos y los pensadores correctos del estado administrativo para mantener a la población bajo control.

Los estados comunistas de estilo estalinista del siglo XX han quedado anticuados.

China muestra cómo serán los estados totalitarios del siglo XXI.

Gabriel Bazzolo

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat
Buenos Dias, ¿En que podemos ayudarlo?
Powered by